BAILEYS CHOCOLAT LUXE

Chocolat Luxe mezcla exquisito chocolate belga con Baileys Original Irish Cream y ofrece una experiencia sumamente placentera e inolvidable. La fusión de suntuoso chocolate belga, whisky irlandés y nata ha dado como resultado una bebida de intenso sabor que combina dos grandes favoritos para crear una experiencia que es toda una delicia. El placer del chocolate fundido en estado puro y sin adulterar.

BAILEYS ORIGINAL IRISH CREAM

El equilibrio perfecto entre el whisky irlandés añejo y la nata irlandesa fresca, con un toque de cacao y vainilla. En nuestro licor Original Irish Cream solo utilizamos los mejores ingredientes. Obtenemos nuestro whisky irlandés de varias destilerías de prestigio, como la famosa Old Bushmills Distillery, situada en el Condado de Antrim. El whisky complementa la riqueza e intensidad de la nata irlandesa fresca, el cacao y la celestial vainilla que componen nuestra fórmula secreta. Juntos crean una experiencia gustativa galardonada con múltiples premios para que la disfrutes. Creemos que debemos mantenernos fieles a nuestras raíces, por lo que cada Baileys se fabrica y embotella exclusivamente en Irlanda.

BAILEYS ORANGE TRUFFLE

La exclusiva mezcla de exquisito licor Baileys Original Irish Cream con un intenso sabor a trufa de naranja que se derrite en la boca es todo un placer y el sabor seductor del que te enamorarás. Es ideal para compartir con amigos o para tomar después de la cena. La mejor forma de tomar Baileys Orange Truffle es con hielo y su suntuoso sabor se puede degustar solo o en un delicioso cóctel para deleitar el paladar. Como toque especial si solo lo tomas con hielo, decóralo con ralladura de naranja antes de servir para añadir una nota ácida que evoca el sabor de la naranja.

BAILEYS COFFEE

Baileys Coffee, en el que el intenso sabor del café tostado se mezcla con Baileys Original Irish Cream, es exquisito tanto si se toma solo como si se añade a cócteles y postres, ya que los convierte en toda una delicia. La fusión de los granos de café más exquisitos, whisky irlandés y nata ha dado como resultado una bebida de intenso sabor que combina dos grandes favoritos para crear una experiencia que es toda una delicia. El placer del café en estado puro y sin adulterar.